Doble Karma

From the Blog

El Eje del Cuerpo

Cuando estamos aprendiendo a andar en bicicleta, nos caemos hacia un costado o el otro. Luego de intentar e intentar, llega el momento en que logramos mantenernos en línea, pedalear y no caer, es decir aprendimos a andar en bici, pero en realidad, aprendimos más que eso: aprendimos a mantener el equilibrio debido a que encontramos el eje de nuestro cuerpo.

En cada movimiento que realizamos sucede lo mismo: el cuerpo toma un cierto centro o eje por medio del cual mantiene el equilibrio y evita que perdamos el control y caigamos.

Cuando somos novatos y comenzamos a entrenar, nos daremos cuenta que no conocemos cual es ese eje, y solo lo descubriremos luego de entrenar mucho.

Cada movimiento posee un cierto eje que debemos descubrir nosotros mismos. Esa es una de las esencias más grandes que tienen las acrobacias: nos ayudan a conocer nuestro propio cuerpo. Realizar una acrobacia es ponernos a prueba para saber si somos capaces de alcanzar ese centro. Esto no es algo nuevo, es el principio por el que el hombre comenzó a autodesafiarse y comenzó a descubrir las acrobacias.

Si logramos conocer, entrenar y dominar el eje de movimiento, es muy posible que al igual que andar en bicicleta, nos quede grabado en el cerebro de por vida, ya que ese eje es lo que nos da la técnica del movimiento.

Claro que con conocer cual es el eje no se soluciona todo. También debemos realizar los procedimientos que hacen que el movimiento salga.

Principalmente, debemos saber que hay dos tipos fundamentales vertical u horizontal que, a su vez, se dividen en otros dos tipos de ejes:
Eje doble: se caracterizan por mantenerse ambos en la misma línea.
Eje simple: Solo hay un eje que mantendrá la línea del movimiento. El resto del cuerpo se moverá en su entorno.

A su vez, Los ejes pueden ser de forma.

Ø A continuación les muestro ejemplos de cada uno de ellos:

EJE VERTICAL SIMPLE

Ejemplo: Patada 360. El eje es la pierna que se encuentra estirada abajo. Es la que mantiene el cuerpo en línea. Si no posee la línea que corresponde, el movimiento sale defectuoso.

EJE VERTICAL DOBLE

Ejemplo: Mortal atrás. El eje del cuerpo son los dos hombros. Si bajamos uno de los hombros… al piso.

EJE HORIZONTAL SIMPLE

Ejemplo: Parafuso. El eje es la pierna: debemos lograr que este eje se encuentre alto, para poder girar por encima de él.

EJE HORIZONTAL DOBLE

Ejemplo: Patada Voladora doble. Una vez que realizamos el salto sobre una pierna, debemos juntar ambas para lograr el impacto en paralelo. Ambas piernas a la vez serán los ejes y de ellas dependerá tanto la altura como la horizontalidad del movimiento y a su vez, evitarán que caigamos.

Los ejes de nuestro cuerpo son los que hacen posibles los movimientos.

No se olviden nunca de ellos al momento de llevar sus teorías a la práctica.

Comentarios